miércoles, 26 de junio de 2013

Can I.?

Que entender las canciones de amor es una mierda, y eso es un hecho. Sólo me siento bien en mi piel cantando, con susurros a la deriva en la brisa, por ver si llegasen a tus labios, repitiendo, repitiendo hasta la obsesión, hasta la saciedad y el abandono. No sé qué hacer para sentirme persona, que no puedo librarme del dolor enraizado a las venas, sucias, despojadas de oxígeno. Repetir la melodía hasta dejar de ser, hasta dejar de estar, hasta secarme poco a poco, dulcemente, como si el mundo ahí fuera siguiera existiendo y pudiera encaminar mi grito ahogado a algún lugar lejos de esta miseria, de esta locura. Ojalá yo reaprendiendo a respirar, ojalá yo sin nudos en todos los poros de mi alma. Gritar. Gritar. Y que el grito no calme nada. Consumir, consumirme hasta el abandono, hasta el moribundo deseo de explotar entre tus dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario