domingo, 12 de mayo de 2013

Franja horaria solitaria.

Empezar el lunes pensando en tus delicias, mis errores. Con las ganas abiertas a una derrota más, pero sólo si es noche de luna llena, sólo si tengo que perderlo todo. Mirar por la ventana, porque aún es de noche, porque soy la única que no está soñando, al menos no dormida. Porque mis confidencias, entre el papel y el cielo ennegrecido, la aurora helada, rebotan en todas las paredes, y escapan. Y ojalá yo tras de ellas, para atarlas, encadenarlas, ridiculizarlas ante la razón, ridiculizarme a mí misma en pos de una certeza, que puede ser la calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario